Pronunciamiento del IDPPS sobre la Pandemia del Coronavirus (COVID-19) que también afecta al Paraguay

El Instituto de Desarrollo del Pensamiento Patria Soñada (IDPPS) se suma al esfuerzo nacional de mitigar los efectos de la pandemia, aportando ideas, fruto de un análisis despojado de propósitos subalternos y guiado por la misma razón fundacional de nuestra organización, en el sentido de cooperar con el Estado para el logro y mantenimiento de una vida digna, con libertad, igualdad de oportunidades, en Estado de Derecho y con participación activa y solidaria de todos los habitantes de este suelo Guaraní.

Por Instituto Publicado el 29/03/2020 00:00
ATENDIENDO A LOS SIGUIENTES HECHOS:
 
1.   Hasta ahora el virus no es acabadamente conocido y menos su tratamiento curativo. De lo que si se tiene certeza es de su enorme y fácil capacidad de contagio entre seres humanos y de la urgente necesidad de un sistema accesible de test universal e individual de detección. 
 
2.   Los sistemas de salud de varios países, sin importar su avance en tecnología y previsión de salud, son claramente insuficientes frente a un descontrolado contagio y muertes cuando no se han tomado medidas estrictas para evitar su propagación.
 
3.   A nivel global, los países que mejor han mitigado hasta ahora los efectos devastadores de la pandemia, son aquellos que han tomado medidas de confinamiento en tiempo oportuno y permanecen hoy día incluso con mayor rigor y control. Otro elemento común en esos países es la disciplina social que los caracteriza. Alemania, Taiwan, República de Corea, Singapur…, son un buen ejemplo de ello.
 
4.   A nivel local, las medidas tomadas por el gobierno y la actitud de la mayoría de nuestro pueblo son altamente satisfactorias; se nota más la solidaridad y eficaz contracción en el trabajo. A parte de la desgracia de muertes prematuras y enfermedades evitables, ocasionadas por la pandemia, también desnuda el alma de las instituciones, de los liderazgos y de todos nosotros como individuos. Vemos qué importante son las instituciones y los líderes creíbles. Se deja ver también cómo la ciudadanía en general, aplaude y acata lo que se juzga correcto, sin importar para nada su proveniencia o convicciones político-partidarias. 
 
5.   La Pandemia tendrá un enorme costo económico que hemos de ver después cómo compensarlo entre todos, pero la propia Constitución Nacional, prioriza el derecho a la vida como inherente a la persona humana, en su Artículo 4o.   
 

CONSECUENTEMENTE, EL IDPPS MANIFIESTA Y PROPONE CUANTO SIGUE:
 
1.   Mantener el aislamiento y claustro domiciliario; restringir todas las actividades laborales, sociales, educacionales, industriales y comerciales que no sean ESENCIALES y no disminuir su rigor por ningún tipo de presión social, política o empresarial. Con una decisión errada en el sentido señalado, podríamos retroceder y perder todo lo avanzado para exponernos a situaciones mucho peores.
 
2.   Cuando termine esta angustiosa situación y con las lecciones aprendidas, será hora de empezar a hablar con mucho más fuerza y sin tabúes, de disciplina social, de educación cívica, de la importancia del rigor en la educación formalizada, de la salud, del respeto mutuo y de la seguridad integral, de la necesidad de liderazgos sanos e instituciones republicanas austeras y comprometidas. Ese debate y la oportunidad, nos conducirán a repensar y reformar por vías legítimas la vida nacional. Se debilitarían los liderazgos de fantasía, se fortalecería el sentido de pertenencia a la comunidad nacional con más participación ciudadana, renacerían los principios y valores universales; traducidos en una verdadera justicia y un gasto público equilibrado y justo.
 
3.   Proteger la vida y la salud de la población, en primera instancia y para ello dirigir prioritariamente los esfuerzos económicos hacia el sector salud, hacia los que realizan actividades esenciales y hacia los sectores más necesitados económicamente. Es fundamental la transparencia, la probidad y el control en la administración de recursos financieros extraordinarios; así como lo es el registro justo que “a posteriori” pueda reconocer el buen trabajo y castigar la codicia, la falsedad y cualquier provecho que se haya tomado o pretendido tomar de esta penosa situación.  
 
                                         ----------------------------------------