El éxito de Taiwán contra el COVID19 podría impulsar una mayor cooperación con Estados Unidos

La Ley TAIPEI, aunque se presentó en el Congreso el año pasado, es especialmente relevante en el contexto de la actual crisis de salud mundial. Taiwán ha tenido un éxito notable en el tratamiento del coronavirus, con menos de trescientos casos confirmados y solo dos muertes al 28 de marzo.

Por Instituto Publicado el 15/04/2020 21:52
*Artículo escrito por Anthony Kim de la Heritage Foundation*

Taipei no solo es el nombre de la capital de Taiwán, es el nombre de una importante legislación que el presidente Trump firmó recientemente: la Ley de Iniciativa de Protección y Mejoramiento Internacional de los Aliados de Taiwán/ Taiwan Allies International Protection and Enhancement Initiative (TAIPEI).

El estatuto bipartidista aprobado por unanimidad por el Congreso tiene la intención de fortalecer la posición de Taiwán en todo el mundo en respuesta a los esfuerzos de China para restringir el reconocimiento internacional de Taiwán. Es un gesto oportuno de apoyo a uno de los aliados más dispuestos y capaces de Estados Unidos. Sin embargo, se puede hacer más.

 En las últimas décadas, Taiwán se ha transformado en un faro de libertad, no solo para los chinos sino también para las personas en todo el mundo. Por ejemplo, ha demostrado que el respeto por los derechos humanos puede ser una fuerza poderosa para la estabilidad política y que la libre empresa, la asociación libre y la libertad de expresión conducen al espíritu empresarial, la prosperidad y la seguridad.

 La vigésimo sexta edición del Índice de Libertad Económica destaca el alto grado de apertura y competitividad de Taiwán, clasificando la democracia dinámica como la undécima economía más libre del mundo. Y en su última edición de Freedom in the World, un informe anual que evalúa los derechos políticos y las libertades civiles en todo el mundo, Freedom House clasifica a Taiwán como una nación "libre".

La Ley TAIPEI, aunque se presentó en el Congreso el año pasado, es especialmente relevante en el contexto de la actual crisis de salud mundial. Taiwán ha tenido un éxito notable en el tratamiento del Coronavirus, con menos de trescientos casos confirmados y solo dos muertes al 28 de marzo.

El historial de Taiwán es aún más notable dada su proximidad a China y su exclusión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recientemente ha estado excluyendo a Taiwán para complacer al gobierno comunista en China. Cuando Taiwán escribió a la OMS a fines de diciembre preguntándole si había una transmisión de persona a persona en el brote de virus en Wuhan, la OMS ni siquiera respondió. Como señaló un editorial reciente del Wall Street Journal:

De 2009 a 2016, la Organización Mundial de la Salud permitió a Taiwán asistir a sus reuniones políticas anuales como observador sin derecho a voto y, en ocasiones, permitió que sus representantes participaran en reuniones técnicas. Pero a instancias de Beijing, la OMS le ha dado a Taiwán el tratamiento de paria desde que Tsai Ing-wen fue elegido presidente en 2016 ... La OMS ha celebrado dos reuniones de emergencia desde el brote de coronavirus. A Taiwán no se le permitió asistir ... La intimidación de China debería ser intolerable en medio del brote de Coronavirus. Como el mayor contribuyente individual a la OMS, Estados Unidos debería dejar eso claro a Beijing. 

 La Ley TAIPEI es una forma de transmitir ese mensaje.

 Taiwán ha compilado un récord impresionante como miembro constructivo de la comunidad mundial, a pesar de los esfuerzos de China continental para aislarlo, y proporciona un ejemplo positivo de un camino hacia el desarrollo y la prosperidad basado en altos grados de libertad política y económica.

En enero, el presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, ganó abrumadoramente la reelección con casi ¾ de votantes elegibles que votaron. En sus comentarios en un reciente evento de la Heritage Foundation en Taiwán, Stanley Kao, el máximo representante de Taiwán en los Estados Unidos, nos recordó que las elecciones presidenciales demostraron que la democracia funciona, y funciona bien en Taiwán porque "[el pueblo de Taiwán] no lo dan por sentado." En ese sentido, Taiwán es un modelo para Asia y más allá.

El desarrollo económico de libre mercado de Taiwán es igualmente importante. El crecimiento económico constante en los últimos años ha convertido al país en uno de los más ricos de Asia, y Taiwán es el duodécimo socio comercial más grande de Estados Unidos, con un comercio bidireccional por un total de casi $ 100 mil millones.

De muchas maneras profundas y duraderas, Taiwán y Estados Unidos se han convertido en fuertes aliados que comparten compromisos poderosos con los valores de la democracia, el estado de derecho y los mercados libres. La relación actual es una asociación fructífera que es más constructiva y progresista que nunca.

Sin embargo, se puede lograr más. La Ley TAIPEI muestra la buena voluntad que está presente, y la Ley de Relaciones de Taiwán, que celebró su cuadragésimo aniversario el año pasado, proporciona un enfoque estratégico y claro. Lo que aún falta es un acuerdo bilateral de comercio e inversión entre EE. UU. Y Taiwán, algo defendido durante mucho tiempo por The Heritage Foundation.

Ese sería un próximo paso digno.

 Artículo Original: https://bit.ly/3eoQWjv

Anthony B. Kim es el editor del Índice de Libertad Económica y Gerente de Investigación en el Centro de Comercio Internacional y Economía (CITE) en The Heritage Foundation (heritage.org). Terry Miller es el director de CITE y Mark A. Kolokotrones Fellow in Economic Freedom.